14.5 C
Buenos Aires
jueves, abril 25, 2024
spot_img
InicioSaludAvance en Terapia de Demencia con Oxitocina: Estudio Japonés

Avance en Terapia de Demencia con Oxitocina: Estudio Japonés

Una investigación realizada por expertos japoneses sobre roedores ha resaltado la importancia de un neurotransmisor específico en las capacidades cognitivas, lo que representa una esperanza para el desarrollo de nuevos tratamientos contra enfermedades como la demencia y el Alzheimer.

La oxitocina es parte del denominado «Cuarteto de la Felicidad», que incluye a un grupo de hormonas cruciales para nuestro humor, tales como la serotonina, la dopamina y las endorfinas.

“Este concepto ha ganado popularidad por el impacto positivo que estas sustancias químicas tienen en nuestra salud emocional. Cada una cumple una función vital y, en conjunto, ayudan a crear una experiencia de alegría y plenitud. Estos compuestos, que actúan como neurotransmisores, se generan en distintas áreas del organismo y ejercen efectos concretos en nuestro cerebro”, compartió en una reciente entrevista con Infobae la doctora Laura Maffei, (MN 62441), experta en endocrinología y manejo del estrés, y directora del Centro Médico Maffei.

La doctora también mencionó: “La oxitocina es reconocida por su influencia en la creación de lazos sociales y el desarrollo de conexiones emocionales, además de su capacidad para disminuir el estrés y la ansiedad. Comúnmente se le conoce como la ‘hormona del amor’ debido a su papel esencial en la interacción social y el vínculo emocional. Se libera durante interacciones físicas como abrazos y besos”, explicó Maffei.

Por tanto, la oxitocina (OXT) es una hormona famosa por sus efectos en el estado emocional y las relaciones afectivas en seres vivos. Resulta interesante que estudios recientes han revelado que esta hormona también tiene un papel crucial en otros aspectos cognitivos, incluyendo el aprendizaje y la memoria.

Actualmente, los investigadores han identificado cómo la OXT afecta la memoria en los animales mediante el estudio de las «neuronas OXT», que contienen receptores específicos para esta hormona y operan de manera distinta dependiendo de la presencia de este compuesto en el cerebro.

En un artículo reciente publicado en PLOS One, un equipo liderado por el profesor Akiyoshi Saitoh y Junpei Takahashi de la Universidad de Ciencias de Tokio, investigó en profundidad los intricados caminos neuronales y los procesos de señalización desencadenados por la OXT, proporcionando una perspectiva nueva sobre su influencia en el aprendizaje y la memoria.

“Previamente habíamos propuesto que la oxitocina podría ser un potencial tratamiento para la demencia, basándonos en investigaciones que empleaban un modelo de ratón con Alzheimer”, afirmó Saitoh.

En esta investigación previa, el equipo de la Universidad de Ciencias de Tokio había comprobado en roedores que una versión modificada de la oxitocina podía mejorar el flujo sanguíneo cerebral y revertir el deterioro cognitivo provocado por ciertas proteínas.

El profesor Saitoh añadió: “Para profundizar en este hallazgo, el grupo de investigadores estudió el papel de la OXT natural en las capacidades cognitivas de los ratones. Esto se realizó mediante el empleo de técnicas farmacogenéticas que permiten activar las neuronas OXT en áreas específicas del cerebro. Posteriormente, se evaluaron las capacidades cognitivas de los roedores a través de la prueba de reconocimiento de objetos nuevos (NORT)”.

El estudio destaca la influencia significativa de la OXT en la gestión de la memoria social, evidenciando que la falta de OXT o de sus receptores puede resultar en alteraciones en la memoria social de los ratones.

No obstante, esta investigación pionera redirige la atención hacia la función de las proyecciones OXTérgicas naturales en los procesos de aprendizaje y memoria, específicamente en el núcleo supramamilar (SuM).

Para determinar las neuronas específicas que median el impacto de la OXT en la memoria, el equipo científico examinó secciones cerebrales de ratones tras la activación puntual de las neuronas OXT en el núcleo hipotalámico paraventricular (PVN), notando indicadores positivos tanto en el PVN como en sus proyecciones hacia el SuM.

Este hallazgo se reforzó con la observación de un incremento de células marcadas para c-Fos (indicativo de activación neuronal) en el PVN después de la administración de N-óxido de clozapina, utilizado para estimular las neuronas.

El análisis también se enfocó en el efecto de la activación neuronal OXTérgica en el aprendizaje y la memoria, empleando pruebas como el laberinto en Y y el NORT.

De forma notable, no se detectaron variaciones en la memoria espacial a corto plazo durante la prueba del laberinto en Y. Sin embargo, la activación de las neuronas OXTérgicas mejoró de manera significativa la memoria de reconocimiento de objetos a largo plazo en el NORT.

De manera interesante, la presencia aumentada de neuronas marcadas para c-Fos en el SuM y la circunvolución dentada (una zona del hipocampo) tras el NORT sugiere que las neuronas OXTérgicas contribuyen al mantenimiento de la memoria a largo plazo en estas áreas.

Además, la activación selectiva de los axones OXTérgicos en el SuM provocó que los ratones dedicaran más tiempo a la exploración de objetos nuevos, insinuando una influencia directa de los axones OXTérgicos en la memoria de reconocimiento de objetos, proyectándose del PVN al SuM.

Este estudio revela por primera vez el papel de la OXT en la memoria de reconocimiento de objetos a través del SuM, abriendo nuevas perspectivas sobre la función fisiológica de la OXT en trastornos como la enfermedad de Alzheimer y subrayando el papel de las proyecciones OXTérgicas en la modulación de la memoria de reconocimiento.

“Se reconoce ampliamente que la demencia puede progresar más rápidamente en contextos de soledad o limitación del compromiso social. Aunque los fundamentos científicos detrás de este fenómeno aún son esquivos, nuestro estudio aspira a esclarecer la importancia de un ambiente estimulante que active la oxitocina en el cerebro, lo que podría ralentizar la progresión de la demencia”, compartió el profesor Saitoh. Se espera que la investigación continua en este ámbito abra camino a nuevas terapias e intervenciones farmacológicas para frenar el avance de la demencia.

Articulos Relacionados

Otros Articulos Interesantes

- Advertisment -spot_img